Google Drive y para qué quiero más

Ólvidate del pen drive, quédate con Drive

La primera de las opciones que nos ofrece Google es 15 GB de espacio en el que podemos guardar nuestros documentos, organizarlos por carpetas, como si se tratase de un pen drive al que podemos acceder desde cualquier sitio con acceso a internet. Lo único que necesitamos es tener una cuenta de correo electrónico de Google y tenemos acceso a esta aplicación de forma gratuita. Nos ofrece la opción de compartir directamente alguno de los archivos almacenados en Drive únicamente introduciendo la dirección e-mail. Nada de “¿Tienes un pen? Déjame un pen y te lo paso.” Ahora solo necesitas el e-mail para compartir: “Dime tu correo y te lo paso por Drive.”

Escribo donde quiero, calculo en cualquier lugar.

Además del almacenamiento, una de las opciones más interesantes de Drive son sus herramientas. Google Drive ofrece un paquete muy completo de aplicaciones similar al paquete Office de Microsoft, OpenOffice o la opción para Mac iWork. Sin instalar nada podemos redactar un documento, guardarlo en la nube y acceder a él más tarde, desde el mismo dispositivo o desde otro, ya sea PC, tablet o móvil. Si es cierto que se echan en falta algunas opciones disponibles en otros paquetes de ofimática más potentes, pero podemos descargar el documento en el formato que más nos interese y terminarlo con el programa que queramos.

 Captura de pantalla 2016-09-02 a las 14.22.16Lo mismo podemos hacer con las hojas de cálculo. Para nosotros, los docentes, es quizá la herramienta más util. El funcionamiento es muy similar, por no decir idéntico, a Excel. Esta herramienta nos resulta especialmente interesante para diseñar nuestras rúbricas, llevar el registro de calificaciones, calcular medias, etc. Igualmente, podemos descargar el documento en el formato que nos interese para continuar trabajando en nuestro PC.

Además de todo esto, Google Drive también permite preparar presentaciones, diseñar formularios, dibujos y abrir plantillas para no empezar desde cero nuestro trabajo, y lo más importante, trabajar de forma simultánea sobre el mismo documento y compartirlo con otras personas, tengan o no cuenta de Gmail. Da igual desde dónde accedas a tus documentos, los cambios que hagas se guardan automáticamente.

¿Te parece poco? Prueba con los complementos

Además de todas estas opciones puedes optar por los complementos que ofrece Google Drive. Por ejemplo, MindMeister. Este complemento convierte un listado de conceptos o esquema en un mapa conceptual. Únicamente hay que seleccionar el listado, hacer click en complementos y seleccionar MindMeister.

Captura de pantalla 2016-09-03 a las 3.00.06 Captura de pantalla 2016-09-03 a las 3.00.52

Otro complemento muy útil es VeritySpell. No hace otra cosa que revisar la ortografía y gramática de un texto en inglés y expone otros ejemplos o explica la corrección.

Captura de pantalla 2016-09-03 a las 3.11.48

Bueno, para terminar, un complemento que es una maravilla. Usar rúbricas como instrumento de evaluación es algo que cada vez oímos más. OrangeSlice – Teacher Rubrics es un complemento que nos genera una rúbrica con sus descriptores. Lo único que tenemos que seleccionar son los criterios que vamos a evaluar. Suena bien, ¿verdad?

Captura de pantalla 2016-09-03 a las 3.18.49

Alguien lo habrá hecho antes

Siempre puedes buscar entre las plantillas que han compartido otros usuarios para adaptarlas a tus necesidades. Haciendo click en Archivo / Nuevo / Desde plantilla… Se abre el buscador de plantillas donde puedes encontrar lo que más se ajuste al tipo de documento que tenías pensado. Esta opción es perfecta cuando estás atascado/a o no sabes por dónde empezar.

En definitiva, una herramienta muy potente. Pero una vez que empieces a usarla, no habrá vuelta atrás.

Share This