Generar un plan de equidad requiere algo más que visión. Hace falta valor y convicción por parte de los educadores y equipos directivos.

Si bien es cierto que, para alcanzar una verdadera equidad es necesario que el equipo directivo tenga la visión, pero también exige valor.

Durante el edWebinar «Liderando por la Equidad: Coraje para Dirigir con una Agenda en favor de la Equidad» (Leading for Equity: Courage to Lead with an Equity Agenda) ), organizada por AASA, (Asociación Americana de Administradores Escolares), junto a su Red de Líderes, el Dr. Khalid Mumin, Inspector Educativo de Reading (Pennsylvania, EE.UU.), y Marlon Styles, Inspector Educativo de Middletown (Ohio, EE.UU.), trataron los retos que han debido afrontar y las duras decisiones que han tenido que tomar para poder sacar adelante su plan de equidad

Dr. Khalid Mumin

Dr. Khalid Mumin

Superintendent of Reading School District

info_equidad

1. Equidad no es igualdad.

En ocasiones, la equidad implica que los alumnos no reciban exactamente las mismas indicaciones. Aunque el objetivo para todos los estudiantes sea conseguir el mismo resultado, el esfuerzo que debe realizar cada uno de ellos para lograrlo es muy diferente. En lugar de intentar ofrecerles exactamente la misma experiencia a cada estudiante y esperar que todos consigan finalizar cada curso o etapa, los tutores y orientadores tendrían que averiguar cuáles son las necesidades específicas de cada uno de ellos para poder alcanzar dichas metas educativas. 

2. Revisar y adaptarse a las nuevas necesidades.

Los planes de equidad exigen una revisión constante. Hoy en día, el foco de sus acciones se centra en el acceso a Internet desde casa y en el impacto de los diferentes movimientos de justicia social, pero mañana mismo podrían surgir nuevos problemas que desafíen dicha equidad. Los dirigentes deberían estar dispuestos a recurrir de nuevo a las juntas y consejos escolares, a sus equipos administrativos, y actualizar los planes y presupuestos en función de las necesidades existentes de sus estudiantes y del personal escolar. 

3. Equidad al contratar.

Luchar por la equidad implica desechar muchas de las antiguas prácticas de contratación. Si la meta es conseguir un personal docente que, no solo refleje la población estudiantil, sino que también comprenda las necesidades de los alumnos, entonces un proceso de selección tradicional no dará buen resultado. En la actualidad, los centros deben contratar basándose en sus objetivos de equidad, para todos los puestos, y en cómo será la adaptación de los candidatos dentro de la cultura y la experiencia de los alumnos que se pretende conseguir.

4. Equidad en las normas.

Un plan de equidad sólido puede dejar en evidencia el carácter obsoleto de las normas de conducta. La mayoría de las normas de conducta son punitivas y se centran únicamente en tratar a posteriori un comportamiento negativo. Muchos estudiantes terminan por no leerlas debido a que éstas sólo consisten en listas acerca de lo que no hay que hacer. Ambos ponentes declararon que modificaron dicho sistema en sus escuelas. En primer lugar, tratando de entender el motivo de tales comportamientos y, a continuación, intentando trabajar con los alumnos antes de que dichos comportamientos negativos tuvieran lugar. Para esto, es necesario que las escuelas inviertan en la relación y cooperación entre familias y alumnado, además de participar de forma activa en el centro. 

5. Formación

Para la búsqueda de la equidad es necesario la formación profesional continua de todo el personal. La cuestión de la equidad no termina en el aula. Es un movimiento que compete tanto a la escuela como a todo su contexto. Nunca se deja de trabajar. Las escuelas deben invertir de forma continua en la formación, asesoramiento y el profesorado, de manera que éstos puedan llevar a cabo dicho plan de equidad. Probablemente, el claustro de profesores puede llegar a pensar que tiene otros asuntos más importantes que atender. Sin embargo, si se quieren eliminar décadas de desigualdad, la educación equitativa debe ser constante en todos los niveles.

Fuente eSchool News – https://www.eschoolnews.com/2020/12/11/5-practices-prioritize-equity/?all

Traducción por Sara de la Flor Plata para ideasparaprofes.com

2 Comentarios

  1. José Pérez

    Muchas gracias por compartir estas prácticas! Lo importante ahora es llevarlas a la práctica. Saludos

    Responder
  2. Juanma

    En primer lugar, muchas gracias por esta publicación, al igual que por todas las entrevistas tan interesantes que hacéis y de las que podemos disfrutar.
    Con respecto a estas prácticas relacionadas con la equidad me gustaría comentar o aportar alguna cosita:

    – En relación a la diferencia entre igualdad y equidad, una imagen vale más que mil palabras: https://www.masscience.com/2016/07/30/escuela-equidad-igualdad/
    Creo que esta imagen tan conocida es muy aclarativa para explicar la diferencia entre una y otra definición.

    – En cuanto a la equidad en contratar al profesorado me gustaría comentar lo siguiente; pero sólo referido a la educación pública porque la concertada y la privada no la conozco en profundidad.
    El sistema de oposición tiene ciertos inconvenientes, pero pienso que el principal error es la admisión de personas sin vocación al sistema educativo, en educación primaria y más acentuado en la secundaria. En este segundo caso, se puede realizar el Master de acceso a la oposiciones (en la mayoría de los casos) si tienes más de ocho mil euros en la cuenta bancaria.

    -Por último, referente a la formación del profesorado me centro en la educación especial, aunque me temo que será parecido en las demás especialidades.
    En mi opinión, la formación en el grado de magisterio es insuficiente o mejor dicho inadecuada. No es normal que los graduados en magisterio en la mención de educación especial conozcan y estudien las características de las personas con diversidad funcional a nivel teórico pero que no sepan organizar un aula específica de alumnado con TEA, por poner un ejemplo. La mayoría del profesorado recibe esta formación por su propia voluntad y cuando ya está trabajando. ¿Os imagináis un médico que no sabe como tratar una enfermedad hasta no recibir a sus pacientes?

    No me extiendo más, aunque creo que son debates más largos y con más aristas.
    Un saludo y gracias de nuevo.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This