La editorial con espíritu

La editorial de gran espíritu

Siempre he tenido predilección por los pequeños negocios, las tiendas familiares y los comercios de barrio. Ahora, las pequeñas editoriales con gran espíritu son los sellos con los que colaboro. La editorial CEPE es, a mi parecer, más que una editorial. Es una respuesta a una necesidad educativa. Sus siglas significan Ciencias de la Educación Preescolar y Especial. Su lema “CEPE es la educación especial”, me trae al recuerdo mis años de universidad en la que un profesor nos demostró que todos somos de educación especial.

Hace poco recibí algunos materiales didácticos. Los he estado analizando, valorando su potencial pedagógico. Los he llevado a clase para comprobar que funcionan. Ya sabéis que solo comparto mi experiencia. Así que, ahí va: Caleidoscopio y Triangram.

La Editorial CEPE (Ciencias de la Educación Preescolar y Especial) nace en 1973 para publicar y divulgar experiencias didácticas y educativas de los profesionales de la educación que trabajaban con alumnos de educación especial y necesitados de apoyo y recuperación.

Caleidoscopio: atención, memoria y espacio. Todo junto con muchos colores.

Cada vez parece ser más común la dificultad en la atención en los niños. Hay quien le echa las culpas a las pantallas, a la sobrestimulación… En definitiva, se podría imaginar cualquier hipotética causa, pero eso no resuelve la cuestión. Precisamente un recurso para trabajar la atención es lo que me hizo conocer esta editorial.

Caleidoscopio es uno de los materiales que me han enviado. Se trata de un cuadernillo con 6 retos, 6 peldaños que se deberán superar para alcanzar la excelencia. En cada reto hay varios niveles de dificultad. En definitiva, es un juego. 

Se trata de combinaciones de patrones superpuestos, como las antiguas transparencias de proyección. A mi me recuerdan a cartas de naipes, pero una versión troquelada. Un dibujo se coloca encima de otro. A veces, dos dibujos, a veces cuatro y hasta combinaciones de seis patrones superpuestos. El juego consiste en observar y averiguar el orden en el que están colocados. Lógicamente, cuanto más patrones tenga la combinación, más difícil es. En la última página encontramos la colección de todos los patrones individuales que pueden aparecer en las combinaciones. Nuestros alumnos tienen que comparar y fijarse bien para conseguir acertar en la combinación. En definitiva, poner a trabajar la atención.

Realmente, es mucho más que un juego. Es un recurso que aporta un gran apoyo para trabajar varios aspectos a nivel cognitivo y atencional.

Percepción del espacio

Direccionalidad.

Discriminación, análisis y comparación visual.

Memoria.

Triagram: espacio y creatividad por los tres costados.

Por ahora, nunca me ha tocado dar clase de artística. Ojalá algún día me toque. Pero mi carrera frustrada es Bellas Artes. Así que, cada vez que escucho que un alumno dice “es que no se dibujar”, la clase se para y se convierte en una “master class” de dibujo. La respuesta es siempre la misma: “a dibujar se aprende”. Siempre recurro a la reducción a figuras geométricas de lo que vemos. Un “Tangram” es un recurso perfecto para representar con figuras geométricas cualquier cosa. Triagram es muy parecido al Tangram. La principal diferencia es que todas las piezas son triángulos.

 

Con el Triagram se podrían reproducir hasta 3.000 figuras diferentes. Este juego tiene, a mi parecer, dos puntos fuertes principales: es muy creativo y es muy manipulativo. Es todo lo que un niño o niña tiene, quiere y necesita. En este caso, al igual que en Caleidoscópio, la dificultad está escalonada en los diferentes retos, en función del número de triángulos que se usen. Los triángulos son de distinto tamaño y color. Y también tenemos seis peldaños que superar para conseguir llegar a la excelencia.

 

En este juego manipulativo estaremos favoreciendo el trabajo de varios aspectos:

Percepción visual y organización del espacio

Coordinación óculo-manual

Psicomotricidad

Creatividad

Concepción de la geometría

A ti, profe, padre o madre. Si piensas que tu hijo, hija o algunos alumnos de tu clase tienen dificultades en la atención, le cuesta concentrarse, está diagnosticado de TDAH o presenta cualquier trastorno de la atención, además de ser muy recomendable reducir el tiempo de pantallas, este material te puede resultar muy útil. 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This