El proceso de enseñanza y aprendizaje en la era digital no tienen por qué suponer un desafío intimidante, solo hay que entender la relación que existe entre los estudiantes y la tecnología.

Durante gran parte de las dos últimas décadas, los profesionales de la enseñanza se han referido generalmente a los millennials como “nativos digitales”. Considerando que forman parte de la primera generación que ha crecido teniendo a su alcance ordenadores y otros dispositivos, esta descripción parecía válida en su momento. Pero los estudiantes de hoy, la emergente Generación Z, están mostrando lo que significa realmente ser un verdadero nativo digital.

Estos estudiantes no sólo están creciendo teniendo generalmente acceso a ordenadores y a Internet, sino que también se encuentran rodeados de smartphones y otra gran variedad de dispositivos móviles con una potencia de procesamiento de datos extraordinaria.

Los profesores deben estar preparados para aceptar la presencia y el uso de tecnologías en clase,

Como profesor de historia que con casi treinta años de experiencia, Rick Selby ha podido observar esta transformación de primera mano. Como formador de profesores en el programa AVID (Avance Vía Determinación Individual, por sus siglas en inglés), cuyo cometido se centra en la capacitación y  formación profesional de otros profesores, ha descubierto que debemos modificar y adaptar nuestra forma de enseñar a los alumnos de acuerdo con sus necesidades y expectativas en constante cambio. Los profesores deben estar preparados para aceptar la presencia y el uso de tecnologías en clase, pero no como un atajo, sino como medio para fomentar un mejor aprendizaje entre sus alumnos usando métodos que se ajusten mejor al mundo actual en el que viven.

Estos deben incluir en sus sesiones todas aquellas herramientas digitales que los alumnos tendrán que dominar para poder incorporarse al mundo laboral. Naturalmente, para ello es necesario que los mismos profesores sean los primeros en saber manejar estas herramientas, siempre sin dejar de lado los principales objetivos educativos que pretenden alcanzar.

Mantener el foco en el aprendizaje, no en las herramientas

Rick Selby: 

“He tenido la suerte de trabajar con AVID como formador de profesores desde 1999. AVID es una organización nacional sin ánimo de lucro que se centra en la preparación de alumnos para el acceso a la universidad y la formación profesional. Además, proporciona programas de desarrollo y oportunidades de formación profesional a profesores de una gran variedad de asignaturas o “ramas del conocimiento”. Actualmente, estas ramas han evolucionado y también incluyen la enseñanza y el aprendizaje digitales.”

La educación tecnológica no consiste únicamente en saber cómo incorporar unas herramientas específicas en el aula para facilitar el trabajo del profesor. Consiste en ser competente y dominar el proceso de enseñanza y aprendizaje digital, creando un ambiente acorde con la situación de los estudiantes y potenciando su aprendizaje. Para ello, se requiere algo más que aprender simplemente cómo manejar un dispositivo tecnológico específico. Es necesario un cambio de mentalidad. La formación en el proceso de enseñanza y aprendizaje digital que realiza AVID tiene como objetivo ayudar a los educadores a conseguir este cambio, manteniendo el foco principal en el aprendizaje, no en las herramientas.

Los estudiantes deben aprender en un ambiente que refleje verdaderamente el mundo que conocen

En lugar de enseñar a los profesores cómo manejar las nuevas tecnologías, su desarrollo profesional deberá mostrar cómo integrarlas significativamente en el aula, de manera que se incremente el rigor y se avance hacia una enseñanza propia del siglo XXI. Atrás quedaron los días en los que había que memorizar cantidades ingentes de información. La mayoría de las respuestas que necesitan los estudiantes están a un clic en Google. Un profesor con verdadera competencia digital docente no impide que sus alumnos usen aquellas herramientas que les rodean, sino que los anima a usarlas como trampolín para conseguir un aprendizaje más significativo.

Tomar buenos apuntes, por ejemplo, ya no se limita a subrayar lo más importante con marcadores fluorescentes. Ahora los estudiantes pueden organizar y repasar sus notas fácilmente con tan solo un clic, crear hipervínculos que enlacen fragmentos concretos con diferentes sitios web, vídeos o podcasts, ampliando así su conocimiento y conectando lo que aprenden con el vasto mundo que les rodea.

Todo esto solo es un pequeño ejemplo de lo que se puede conseguir cuando los profesores se replantean el rol que desempeñan las tecnologías en el aula. La enseñanza y el aprendizaje digitales no tienen nada que ver con crear atajos o tratar de impresionar a los estudiantes con lo último en dispositivos digitales, sino con integrar la tecnología en el aula de forma que se potencie -sin distracciones- el aprendizaje.

Y, finalmente, también trata sobre ayudar a que los estudiantes aprendan en un ambiente que refleje verdaderamente el mundo que conocen, además del mundo laboral al que tendrán que incorporarse y que les espera en el futuro.

Fuente eSchool News – https://www.eschoolnews.com/2019/09/03/digital-teaching-and-learning-in-the-smartphone-era/

Traducción por Sara de la Flor Plata para ideasparaprofes.com

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This